Hi-MO-5_All_landscape_Infoenergetica_741x202px_RZ01_ES.jpg

Universidad de Chile alerta de las toneladas de desechos fotovoltaicos para 2030

Lunes, 5/09/2022

planta-sale-placas-solares-2667195.png

La transición energética no está exenta de interrogantes sobre qué pasará con la infraestructura de proyectos de energía renovable cuando cumplan su vida útil y deban ser desechadas.

 

Frente a este problema, egresados de la Universidad de Chile alertan sobre las enormes cantidades de desechos peligrosos que surgirían y hacen un llamado a anticipar un plan de reciclaje.

Millones de toneladas de desechos

Los parques solares fotovoltaicos, en particular, “llegan a contener en total más de 14 millones de celdas de silicio” de manera aproximada y según su tamaño, un material que tarde o temprano debe ser descartado, en este caso, cada 25 años aproximadamente. Esta situación deja abierta la pregunta de dónde irán a parar estos paneles una vez desechados.

741x202.gif

Iván Rosas, ingeniero civil eléctrico y magíster en ciencias de la ingeniería eléctrica de la Universidad de Chile, advierte que en la mayoría de los casos estos llegan a parar a los desiertos, pese a que en otros países son considerados como desechos peligrosos. “En realidad nadie sabe en el mundo cómo es que esto se degrada en la naturaleza”, advierte.

Esta realidad amenaza con transformarse en un problema mayor hacia el 2030, año en que se calcula sucederá un recambio masivo de la mayor parte de los parques fotovoltaicos en el país. Según Rosas, esto dará lugar a una crisis en el manejo de residuos a nivel nacional. "De aquí al 2030 podemos empezar a ver las primeras salidas de paneles en gran volumen y para el 2050 podemos tener cerca de 1 millón de toneladas acumuladas”, recalca el ingeniero civil eléctrico.

Una perspectiva que también comparte Juan Pablo Romero, ingeniero civil mecánico de la Universidad de Chile, quien -al igual que Iván Rosas- realizó su tesis sobre la problemática del manejo de residuos de este tipo. “Desde el gobierno de Bachelet se busca que la matriz energética de Chile sea lo más sustentable posible, y quieren que para 2030 prácticamente todo sea sustentable. Gran parte de esa energía ahora se está concentrando en paneles solares fotovoltaicos que están siendo instalado en el norte grande de Chile”, señala.

La alternativa del reciclaje

Frente al dilema de qué hacer con estos residuos peligrosos, Romero propone que estos sean reutilizados en usos más cotidianos, como en casas y alumbrado público. “La eficiencia que requiere un panel solar para estar operativo en una planta es de 80%, pero ese panel igual puede servir”, explica.

Sin embargo, también admite que, dado lo delicadas que son estas celdas fotovoltaicas, este tipo de acción resulta minoritaria. “Cuando un panel solar se manipula, se quiebra, y cuando se quiebra el vidrio ya no hay nada más que hacer con ese panel, que es bastante delicado”, añade.

Es por ello que el director del Centro de Energía de la Universidad de Chile, y quien fue profesor guía de la tesis de Iván Rosas, Rodrigo Palma, enfatiza en el reciclaje y recuperación de materiales. “Chile podría proyectarse en toda una aventura, podría proyectarse como un país que sea especialista mundial en recuperación de material”, propone.

Esta propuesta plantea una transición desde un sistema extractivista a una economía circular que aproveche materiales, los que -advierte Rosas- no son eternos y que eventualmente se acabarán. “Vamos a volver en 100 años a nuestro cementerio de paneles solares porque nos van a resultar muy valiosos“, proyecta.

Es por ello que Rodrigo Palma ve la recuperación de materiales como la gran solución al problema de manejo de residuos fotovoltaicos. “De manera de que cuando se llegue a este 2035, vamos a tener mucho material que recuperar. De hecho, estaríamos posicionados como un país que sea muy atractivo para hacer toda esta pega de recuperación de materiales con energía cero emisiones", indica.

Fuente de la imagen: UNEF

Por  INFOENERGÉTICA