ES_Infoenergética_741x202px.png

TANGO frente al riesgo del monopolio de la industria fotovoltaica

Jueves, 22/09/2022

shutterstock_2145363883.png

El último informe de la AIE (Agencia Internacional de la Energía), Solar PV Global Supply Chains, afirma que la cuota china en todas las fases clave de la producción de paneles solares supera ya el 80% y, en el caso de los elementos clave para la fabricación, como los lingotes de poli silicio y las obleas, está previsto que aumente a más del 95 % en los próximos años.

 

Los riesgos de este monopolio son claros; la vulnerabilidad ante posibles situaciones comerciales de ‘cuellos de botella’ genera un aumento en el coste final del producto o incluso retrasos en los plazos de entrega. Ya lo vimos con la COVID-19.

¿Suficiente para cumplir los objetivos?

Para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050, la AIE calcula que la producción anual adicional de energía fotovoltaica en el mundo debe cuadruplicarse como mínimo de aquí a 2030, y que la industria china por sí sola no sería capaz de alcanzar este crecimiento.

Banner-anim-741x202-Revamping-para-Infoenergetica.gif

En la actualidad, las fábricas chinas se alimentan en gran medida de plantas de combustibles fósiles: aunque hoy en día un panel solar solo tarda entre 4 y 8 meses (de una vida útil total de 25 a 30 años) en compensar la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos para fabricarlo, la producción en países donde el mix de generación eléctrica es más limpio reduciría aún más su huella ecológica, tanto por la fabricación como por el transporte.

Beneficios de la diversificación geográfica

El informe aboga por tanto por una diversificación geográfica de la producción de paneles solares. Y formula una serie de recomendaciones, dirigidas principalmente a los gobiernos: fomentar la implantación de fábricas en los grandes polos industriales, facilitar las inversiones con políticas fiscales adecuadas, garantizar una producción que respete la sostenibilidad medioambiental y social, invertir en investigación tecnológica para mejorar el rendimiento de los paneles reduciendo sus costes, establecer normas a favor del reciclaje de materiales para reducir la necesidad de materias primas -que a menudo, en el caso de las tierras raras, proceden de Asia- y, por tanto, también de las importaciones.

Los países y las empresas que sigan estas directrices, además de hacer más fluida y resiliente la transición energética, tendrán la oportunidad de crear su propia cadena tecnológica, con importantes efectos positivos en términos económicos, empezando por el empleo. La AIE calcula que por cada gigavatio añadido de capacidad fotovoltaica se pueden crear 1300 nuevos puestos de trabajo en la industria. También según las previsiones de la agencia, las nuevas fábricas de paneles solares podrían atraer inversiones por un total de hasta 120.000 millones de dólares para 2030.

TANGO, la Gigafábrica de ENEL en un futuro próximo

Con el proyecto TANGO (iTaliAN pv Giga factOry) a cargo de Enel Green Power (EGP), la fábrica 3Sun de Catania (Italia) se transformará en la mayor fábrica de paneles fotovoltaicos de Europa. EGP espera que la capacidad de producción de la fábrica se multiplique por 15, pasando de los 200 MW actuales a 3 GW/año, gracias a una inversión de cerca de 600 millones de euros, de los cuales casi 118 millones proceden del Fondo de Innovación de la UE en virtud de este acuerdo.

También se prevé que la gigafábrica aumente el empleo local en unos 1.000 puestos de trabajo, además de actuar como catalizador para relocalizar la cadena de valor fotovoltaica en Europa.

El proyecto fomentará la tecnología solar de alta eficiencia de última generación en Europa y contribuirá a reducir la dependencia energética del continente.

En Valencia, otro centro

 

España también se suma a esa búsqueda de independencia del mercado asiático. La Generalitat de la Comunidad Valenciana apoya la construcción de la primera y única planta de fabricación de paneles solares con una ayuda de 362.215€. La planta, Silicon Valen, comprende la fabricación de cerca del 85% de todos los componentes que se usan. Se trata de un impulso muy importante para la industria solar española.

Silicon Valen cuenta ya con inversión inicial cercana a los 6 millones de euros de capital privado, que se alcanza gracias a la aportación de la familia Navarro, propietaria de la anterior empresa de fabricación de paneles solares Siliken. Además, cuenta con el apoyo económico de Manuel Argüelles y la promotora de parques de energía renovable, NRG Investment, representada por Marcos J. Lacruz.

Fuente de la imagen: AIE

Por Andrés Muñoz, CEO de INFOENERGÉTICA

info@infoenergetica.com