BANNER FOROSOLAR21_741X202.jpg

Las nuevas subastas, o la versatilidad fotovoltaica

Lunes, 27/09/2021

Alejandro Labanda

Director de Regulación y Estudios

El pasado 8 de Septiembre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico anunciaba la convocatoria de unas nuevas subastas de renovables en España el próximo 19 de octubre.

Éstas serían las segundas subastas convocadas bajo el marco desarrollado el pasado año 2020, el llamado Régimen Económico de Energías Renovables (REER) por las que el Ministerio pretende adjudicar 3.330 MW de nueva capacidad renovable a construir en los próximos años.

banner 741x202.gif

Antes de nada, y más en un contexto de precios tan altos de la electricidad como el actual, hay que resaltar que, gracias a la competitividad de las renovables, toda esta capacidad servirá para reducir el precio que pagan los consumidores finales de electricidad.

Volviendo al diseño de la subasta, con el objetivo de generar un universo diversificado en el despliegue de esta nueva capacidad renovable, de la cantidad total a subastar (3.300 MW) el Ministerio:

  • Reserva de antemano cierta capacidad para determinadas tecnologías o tipos de proyectos:

    • 1.500 MW para eólica.

    • 700 MW para fotovoltaica

    • 600 MW para proyectos de disponibilidad acelerada, deberán estar conectados en 10 meses, pero sin restricción tecnológica, podrán ser de eólica o fotovoltaica (a asignar según su precio).

    • 300 MW para fotovoltaica distribuida (menor de 5 MW y conectada a menos de 45 kV) y con carácter local (requiere al menos cuatro socios locales en financiación o capital).

  • Sin reservar quedan 200 MW sin restricción tecnológica que se adjudicarán eólica o fotovoltaica según el precio.

 

A la vista de lo anterior, y sabiendo que en la primera subasta del REER las ofertas realizadas triplicaron la capacidad subastada, se puede anticipar que se adjudicarán con total seguridad las reservas para eólica (1.500 MW), para FV (700 MW) y la capacidad a asignar en neutralidad tecnológica (200 MW).

Con esto, asumiendo que, al igual que sucedió en la anterior subasta, la fotovoltaica capturará la capacidad a asignar en neutralidad, ésta obtendría 900 MW, que quedan lejos de los 1.800 MW de fotovoltaica que la Orden TED 1161/2020 establece como mínimos a subastar anualmente de nuestra tecnología para alcanzar los objetivos del PNIEC.

El sector ya ha mostrado en previas subastas su competitividad y su confiabilidad: ha sido la tecnología más económica y la que más capacidad ha conectado respecto a la adjudicada inicialmente. En esta ocasión, deberá demostrar, además de estas dos, su versatilidad pues tendrá que construir en pocos meses proyectos de respuesta rápida y proyectos adaptados a un modelo distribuido y con impacto local. 

Y es que, para alcanzar los 1.800 MW de la Orden TED 1161/2020, el sector fotovoltaico:

  • Tendría que capturar los 600 MW de proyectos capaces de conectarse en menos de 10 meses (dejando fuera a la eólica).

  • Tendría que disponer de 300 MW con proyectos de menos 5 MW, al menos 60, que deben contar con socios locales.

 

Hay que saber que la sofisticación de las subastas es una tendencia a nivel mundial. Las subastas de capacidad renovable se acompañan desde hace años de otros requisitos o condiciones como el contenido local de los proyectos, la participación cooperativa, el derecho de acceso a la red o la capacidad de flexibilidad y gestionabilidad.

Aunque en ocasiones se menciona como principal ventaja de la fotovoltaica su coste (la última subasta en el norte Chile arrojó un precio de 11,28 euros el MWh para uno de los lotes fotovoltaicos), la competitividad de esta tecnología no queda ahí, pues es también capaz de cumplir con estos requisitos y condiciones adicionales.

De hecho, la fotovoltaica es la tecnología que más capacidad captura en las subastas en todo el mundo. En 2020 la fotovoltaica capturó 55 GW en subastas a nivel mundial, el 82% de la capacidad renovable subastada, mostrando su competencia frente a las demás renovables y la versatilidad para adaptarse a distintos requisitos y tipología de proyectos.

Desde UNEF llevamos tiempo resaltando estas virtudes. La fotovoltaica puede hacer mucho más en la transición energética en España. La introducción de nueva potencia fotovoltaica es la vía correcta para lograr resultados permanentes y a largo plazo en la reducción de la factura. Para ello, desde UNEF entendemos que hay margen para revisar los objetivos del PNIEC al alza para nuestra tecnología.

España tiene una ventaja competitiva frente al resto de países de nuestro entorno para una energía más barata: tiene recurso natural -más de 3.000 horas de insolación al año- y territorio. Además, contamos con un sector muy diverso, con multitud de actores distintos (grandes, medianos y pequeños), y muy eficiente en cuanto a los plazos para desplegar nueva capacidad.

Por ello, aunque sea la primera vez que se celebra en España una subasta para proyectos de fotovoltaica distribuida local o proyectos de disponibilidad acelerada, desde UNEF confiamos en que el sector está preparado y pasará esta prueba de versatilidad contribuyendo a:

  • Acelerar la penetración de renovables y conseguir una reducción rápida de los precios de la energía, que disminuya el coste para familias y empresas de los altos precios del pool de los últimos años.

  • Apoyar la transición a un modelo de generación distribuida, que reduzca los costes de infraestructuras para el sistema eléctrico.

  • Ampliar la base social de la transición energética e impulsar un modelo de desarrollo renovables cooperativo.

Sobre Los Lunes Solares de UNEF

El gremio fotovoltaico de España e INFOENERGÉTICA colaboran, periódicamente, en esta nueva sección en la que UNEF comparte su experiencia, actualidad y conocimiento a través de nuestro medio.

Si estás interesado en conocer más contacta con info@infoenergetica.com.