741x202-Inversores-Monofásicos.gif

Avanza el desarrollo de la Energía Marina en Chile

Jueves, 4/08/2022

ocean energy europe.jpg

Con el propósito de desarrollar, promover y difundir iniciativas en materia de energías renovables, y en particular el desarrollo de la energía marina en Chile, la Asociación de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA A.G.) ha firmado un convenio de colaboración con el Centro Tecnológico MERIC (Marine Energy Research & Innovation Center), iniciativa del Ministerio de Energía, CORFO, la Universidad Católica de Chile y la Universidad  Austral de Chile, que se unieron para crear el primer Centro de Investigación e Innovación de Energía Marina. Esta alianza supone un gran avance para la tecnología, que ya cuenta con algún proyecto operativo.

Primer paso de la colaboración

La primera colaboración entre ambas instituciones se concretará a través de la inclusión de la información del proyecto Open Sea Lab en el Mapa de Proyectos de ACERA, el único plano digital en Chile con todos los proyectos de energías renovables de distintas tecnologías  y estados de avance (operación, construcción, aprobado, calificación, pruebas) desarrollado por el área de Estudios de la Asociación renovable.

741x202.gif

Chile necesita todas las tecnologías

Chile es un país que tiene más de 4.500 kilómetros de costa, por lo que que la energía de los mares puede jugar un rol muy importante en las nuevas tecnologías que necesitamos para la transición energética hacia una matriz cero emisiones. Debemos aprovechar esas ventajas, y seguir potenciando el I+D y más iniciativas público-privadas para acelerar su inserción en el mercado”, comenta Ana Lía Rojas, Directora Ejecutiva de ACERA.

Por su parte, Rodrigo Paredes, Director Ejecutivo de Energía Marina y el Centro Tecnológico MERIC, señala “Chile se ha destacado entre los primeros países que más alternativas de energía sustentable tiene, y la energía marina es una de ellas. El desarrollo de las tecnologías de energía marina en pocos casos alcanza un nivel de madurez suficiente para ser comercializado, y muchos dispositivos aún requieren de un proceso de validación. Con el propósito de avanzar en la investigación, el Centro MERIC creó el primer Laboratorio en mar abierto de energías marinas en Chile, más conocido como Open Sea Lab, en donde estamos probando tecnología undimotriz a través de la boya Power Buoy 3 (PB3) con sensores incorporados que permiten acceder a información sobre las condiciones del mar en tiempo real. Esperamos en el futuro instalar otro sitio de testeo para las tecnologías mareomotrices, ya que Chile cuenta con las mejores condiciones para este tipo de producción de energía renovable. Además, es importante mencionar que esta energía renovable, podría ser un aporte a futuro para complementar la demanda energética para el desarrollo del Hidrógeno Verde, por ser el recurso mareomotriz, estable y pronosticable” agregó.

Sobre el Open Sea Lab

El proyecto Open Sea Lab (“Laboratorio en Mar Abierto”), activo desde abril de 2021, es una iniciativa entre el sector público, privado y universidades, para impulsar el desarrollo de la energía marina en nuestro país. El convertidor de energía de oleaje PowerBuoy 3 (PB3) genera electricidad a partir del movimiento de las olas, además de contar con 2 sensores para medir la calidad del agua a 5 y a 15 metros de profundidad, y un sensor perfilador de corrientes oceánicas (Acoustic Doppler Current Profiler).

PowerBuoy de Enel Chile, el pionero de estas tecnologías

En abril de 2021, Enel Green Power Chile, filial de energías renovables de Enel Chile, instaló el PB3 PowerBuoy, el primer convertidor a escala completa de energía de las olas frente a las costas de Las Cruces, en la Región de Valparaíso. El generador de energía marina instalado por Enel Green Power es el primero de su tipo en Latinoamérica y el quinto en el mundo.

El innovador sistema es capaz de convertir la energía undimotriz (energía de las olas) en energía eléctrica que se almacena en un sistema de baterías de 50 kWh ubicado al interior del PB3 PowerBuoy, y que alimenta los diferentes sensores oceanográficos que monitorean el entorno marino. No se encuentra conectado eléctricamente a tierra. La información que se obtenga de este dispositivo permitirá conocer el comportamiento de las olas, optimizar el recurso y liderar así la investigación de este tipo de energía renovable en el país y en el mundo.

De este modo, Chile se mantiene a la vanguardia en el avance de la transición energética apostando por tecnologías renovables menos convencionales, pero con un enorme potencial en la región.

Fuente de la imagen: Ocean Energy Europe

Por INFOENERGÉTICA