AnuncieAquí-05.png

China instaló más térmicas a carbón en 2020 de las que se retiraron en todo el mundo

Viernes, 13/08/2021

Con fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes, parece que el mundo se conciencia de la importancia de acelerar la transición energética para frenar el cambio climático, ¿o no?

Las cifras que se extraen del último informe de Global Energy Monitor no avalan esa teoría. El cierre de plantas de carbón en todo el mundo queda en nada con las cifras de nueva capacidad instalada de China con esa tecnología. El planeta retiró un récord de 37,8 GW de térmicas de carbón, liderado por EE.UU. con 11,3 GW y la Unión Europea con 10,1 GW, que queda eclipsado por los 38,4 GW de carbón nuevo del país asiático.

1 de cada 4 GW nuevo, de carbón

 

El boom de la construcción de nuevas térmicas en China comenzó en Marzo 2020, con el objetivo de estimular sus economías a causa de la desaceleración económica de la pandemia Covid-19. El auge fue posible gracias a la flexibilización de las restricciones sobre los permisos para nuevas plantas y al aumento de los préstamos para megaproyectos de carbón por parte del gobierno central del gigante asiático.

banner 741x202.gif

No obstante, en 2021, la entidad defensora del medio ambiente de China Inspection Group emitió un informe sin precedentes criticando a la Administración Nacional de Energía, por la reducción de restricciones del país en el desarrollo del carbón, lo que parece indicar que el auge del combustible fósil pronto podría ser frenado en China.

A fines de este año se espera que el gobierno central publique sus objetivos en materia energética. Aunque parezcan ambiciosos, los objetivos asociados a energías renovables son modestos comparado con la previsión de consumo (2021-2025), lo que parece indicar que la generación de energía a base de carbón seguirá creciendo hasta 2025.

China, en 2020, agregó cerca de 72 GW de energía eólica y 48 GW de energía solar, la mayor cantidad desde 2017. Es decir, 1 de cada 4 nuevos GW en China fue de carbón el año pasado.

Fuera de China

Fuera de China, varios países asiáticos anunciaron que están cancelando proyectos de energía a carbón.

 

Japón y Corea del Sur, por ejemplo, se comprometieron a alcanzar cero emisiones netas de CO2 para 2050. Indonesia, Bangladesh, Filipinas y Vietnam, anunciaron la cancelación de 62 GW de capacidad de energía de carbón planificada.

 

Las cancelaciones dejan un estimado de 25,2 GW en planificación en los cuatro países, una disminución del 80% de los 125,5 GW planeados por esa región hace solo cinco años, en 2015.

El declive a largo plazo del carbón en los EE. UU. se aceleró durante la Administración Trump, y las cancelaciones aumentaron a 52,4 GW durante los cuatro años de Trump en comparación con 48,9 GW durante el segundo mandato de Obama.

 

A pesar del ritmo récord, la nueva administración Biden prometió descarbonizar los EE.UU. para 2035, lo que implica acelerar el retiro de las plantas térmicas.

Las 12 claves de la descarbonización

El informe destaca los siguientes puntos claves del proceso de descarbonización del mundo:

1. China sumó 38,4 GW de nuevas plantas de carbón en 2020, que comprenden el 76% del total mundial de 50,3 GW. Fuera de China, se instalaron 11,9 GW y se retiraron 17,2 GW en 2020.

 

2. Pese a que Trump, en EE.UU., apostaba por impulsar el carbón, la competitividad de las renovables y el atractivo inversor por estas fuentes naturales influyó en que el carbón “perdiera” 52,4 GW durante su mandato, frente a los 48,9 GW durante el segundo mandato de Obama.

 

3. La Administración Biden se ha marcado como objetivo la descarbonización completa de EE.UU. antes de 2035. Actualmente, por eso, solo un tercio del carbón instalado está en funcionamiento, 76,6 GW de 233,6 GW.

 

4. La Unión Europea aceleró a un récord de retiro de 10,1 GW en 2020, mientras que en 2019 fueron 6,1 GW. España lideró esta descarbonización con el retiro de la mitad de sus plantas, 4,8 GW de 9,6 GW.

 

5. La puesta en servicio de nuevas plantas cayó a 50,3 GW en 2020, un descenso del 34% desde 2019, ya que los proyectos en desarrollo luchaban por obtener financiamiento y muchos proyectos se retrasaron debido a la pandemia de Covid-19.

 

6. El sur y el sureste de Asia pueden estar viendo sus últimos nuevos proyectos de plantas de carbón. Bangladesh, Filipinas, Vietnam, e Indonesia, ya han anunciado medidas para recortar hasta 62 GW de los planes energía del carbón.

 

7. Liderado por China, la cantidad total de plantas de carbón en construcción y en el desarrollo previo a la construcción aumentó ligeramente, de 501,3 GW en 2019 a 503,1 GW en 2020, después de una disminución en cada uno de los cinco años anteriores y una disminución total del 66% desde 2015.

 

8. Los países con la mayor cantidad de plantas de carbón en desarrollo previo a la construcción en 2020 fueron China con 158,7 GW, India con 29,2 GW, Indonesia con 22,2 GW y Vietnam con 21,9 GW.

 

9. Después de los 38,4 GW de nuevas plantas de carbón de China, el segundo país con más puestas en servicio en 2020 fue India con 2 GW. Entre Países de la OCDE, la nueva puesta en servicio fue liderada por Japón con 2 GW, seguida de Alemania con 1,1 GW, Polonia con 0,9 GW y Sudáfrica con 0,8 GW.

 

10. En India, la capacidad total de carbón aumentó solo 0,7 GW en 2020, dado el retiro de 1,3 GW, tras aumentar en 7 GW en 2019. Un buen síntoma de que India frena su apuesta por el carbón.

 

11. Las nuevas construcciones cayeron un 5%, de 28,3 GW en 2019 a 27 GW en 2020. Sin embargo, fuera de China, las nuevas construcciones cayeron un 74%, de 21,1 GW en 2019 a 5,5 GW en 2020. En total, la nueva capacidad global en 2020 bajó un 72% desde 2015, cuando el mundo sumaba 96,2 GW.

 

12. El decimocuarto plan quinquenal de China apunta a que la energía no fósil crezca de 16% al 20% de todo el consumo de energía, una tasa de aumento que es poco probable para cubrir el crecimiento de la demanda de energía, lo que deja entrever una expansión del carbón hasta el 2025. Sin embargo, el ritmo del desarrollo de las plantas de carbón puede ralentizarse si el Grupo Central de Inspección Ambiental de China obliga a la Administración Nacional de Energía a fortalecer su aplicación de las restricciones del país al desarrollo del carbón.

 

El avance en América Latina

América Latina contaba con 4,2 GW de energía a carbón en desarrollo en 2020, lo mismo que en 2019, sin embargo, muchos de estos proyectos llevan años luchando por obtener financiación y hay una disminución a largo plazo del 59%.

En República Dominicana, se puso en marcha la central más grande, Punta Catalina de 752 MW, en medio de acusaciones sobre pagos excesivos hechos por el gobierno a los constructores de la planta y mala administración de su instalación de eliminación de residuos.

En Brasil, Engie aseguró US $ 163 millones en financiamiento para una central eléctrica en un movimiento que, según el informe, “parece violar el compromiso de 2015 de Engie de dejar de desarrollar nuevas plantas de carbón”, aunque la empresa dijo que planea vender el proyecto.

En Chile se retiró una unidad de 128 MW, Bocamina, y una unidad de 120 MW, Ventanillas. Chile ha acelerado sus metas de descarbonización, con planes para retirar seis unidades más con una capacidad combinada de 1,2 GW entre 2021 y 2024.

En México, el presidente Manuel López Obrador revirtió un cambio hacia las energías renovables cancelando subastas y promocionando un proyecto de ley que requeriría que la Comisión Federal de Electricidad compre energía de sus propias instalaciones, incluido el carbón antes que las renovables.

En general, la cantidad de capacidad de energía a carbón en construcción en América Latina cayó a cero en 2020, un descenso de 752 MW frente a 2019 y de 2,8 GW frente a 2015, lo que destaca que es posible que la región sea de las más concienciadas de la importancia de abandonar este combustible.

¿Son suficientes?

No, rotundamente. El carbón es el combustible más contaminante y, con el nivel de competitividad de las renovables, ninguna región del mundo debería considerar impulsar este recurso para garantizar suministro energético.

La carrera por frenar el cambio climático puede llegar a su fin. Si los próximos pasos no son firmes y decididos a abandonar tecnologías contaminantes, las consecuencias de la crisis climática serán irreversibles como señala el último informe del ICCP.

A cargo de Andrés Muñoz, CEO de INFOENERGÉTICA.

Fuente de la imagen de portada: Renewables.Asia

Fuente del gráfico: Informe Boom and Bust 2021 de Global Energy Monitor