infoenergetica2021.gif

Histórico; EE.UU. y China se alían para acelerar los esfuerzos climáticos

Viernes, 12/11/2021

ecowatch.jpg

Durante la COP26, la cumbre del clima de Glasgow, se ha dado un hecho que se puede considerar histórico. China, y Estados Unidos, los dos mayores contaminantes del mundo que por si solos son responsables del 40% del total de emisiones contaminantes del mundo, han manifestado su acción conjunta para frenar el cambio climático, aunque con matices.

Estados Unidos y China han recordado su Declaración conjunta sobre la crisis climática del 17 de abril de 2021 y han declarado estar comprometidos con su implementación efectiva.

Esperanzador

El martes 10, el compromiso de los países fue anunciado por el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, y su homólogo chino, Xie Zhenhua, mediante una conferencia de prensa. Alarmados por informes, reconocen aún más la gravedad y urgencia de la crisis climática. Están comprometidos a abordarlo a través de sus respectivas acciones aceleradas en la década crítica de la década de 2020, así como a través de la cooperación en procesos multilaterales, incluido el proceso de la CMNUCC, para evitar impactos catastróficos.

Ekon.gif

Estados Unidos y China recuerdan su firme compromiso de trabajar juntos y con otras Partes para fortalecer la implementación del Acuerdo de París. Las dos partes también recuerdan el objetivo del Acuerdo de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 grados Cº y continuar los esfuerzos para limitarlo a 1,5 grados Cº. En ese sentido, se han comprometido a continuar con esos esfuerzos, incluso mediante la adopción de acciones climáticas mejoradas que aumenten la ambición en la década de 2020 en el contexto del Acuerdo de París, con el objetivo de mantener el límite de temperatura anterior al alcance y cooperar para identificar y abordar los desafíos y oportunidades relacionados.

No obstante, reconocen que sigue existiendo una brecha significativa entre esos esfuerzos, incluido su efecto agregado, y los que deben tomarse para lograr los objetivos del Acuerdo de París. Las dos partes subrayan la importancia vital de cerrar esa brecha lo antes posible, en particular mediante la intensificación de los esfuerzos. Declaran su intención de trabajar de forma individual, conjunta y con otros países durante esta década decisiva, de acuerdo con las diferentes circunstancias nacionales, para fortalecer y acelerar la acción y cooperación climática destinadas a cerrar la brecha, incluida la aceleración de la transición verde y baja en carbono y innovación tecnológica climática.

Las dos partes tienen la intención de cooperar en:

  1. Marcos regulatorios y estándares ambientales relacionados con la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en la década de 2020.

  2. Maximizar los beneficios sociales de la transición a energías limpias.

  3. Políticas para fomentar la descarbonización y electrificación de los sectores de uso final.

  4. Áreas clave relacionadas con la economía circular, como el diseño ecológico y la utilización de recursos renovables.

  5. Despliegue y aplicación de tecnología como CCUS y captura directa de aire.

 

Ambos países reconocen específicamente el papel importante que desempeñan las emisiones de metano en el aumento de las temperaturas, y consideran que una mayor acción para controlar y reducir dichas emisiones será una cuestión de necesidad en la década de 2020. Para tal fin:

 

  1. Los dos países tienen la intención de cooperar para mejorar la medición de las emisiones de metano; intercambiar información sobre sus respectivas políticas y programas para fortalecer la gestión y control del metano; y fomentar la investigación conjunta sobre los desafíos y las soluciones para la reducción de las emisiones de metano.

  2. Estados Unidos ha anunciado el Plan de acción de reducción de emisiones de metano de EE. UU.

  3. Teniendo en cuenta la cooperación anterior, según corresponda, las dos partes tienen la intención de hacer lo siguiente antes de la COP 27:

    1. Además de su NDC recientemente comunicada, China tiene la intención de desarrollar un Plan de Acción Nacional integral y ambicioso sobre el metano, con el objetivo de lograr un efecto significativo en el control y la reducción de las emisiones de metano en la década de 2020.

    2. Tienen la intención de desarrollar medidas adicionales para mejorar el control de las emisiones de metano, tanto a nivel nacional como subnacional.

  4. Estados Unidos y China tienen la intención de convocar una reunión en la primera mitad de 2022 para centrarse en los aspectos específicos de mejorar la medición y mitigación del metano, incluso a través de estándares para reducir el metano de los sectores de residuos y fósiles, así como incentivos y programas para reducir metano del sector agrícola.

 

Para reducir las emisiones de CO2, los dos países tienen la intención de cooperar en:

  1. Políticas que apoyen la integración efectiva de una alta proporción de energía renovable intermitente de bajo costo;

  2. Políticas de transmisión que fomenten el equilibrio eficiente de la oferta y la demanda de electricidad en amplias geografías;

  3. Políticas de generación distribuida que fomenten la integración de la energía solar, el almacenamiento y otras soluciones de energía limpia más cerca de los usuarios de electricidad; y

  4. Políticas y estándares de eficiencia energética para reducir el desperdicio de electricidad.

 

Estados Unidos se ha fijado el objetivo de alcanzar una electricidad 100% libre de contaminación por carbono para 2035, mientras que China reducirá gradualmente el consumo de carbón durante el decimoquinto plan quinquenal y hará todo lo posible para acelerar este trabajo.

Se trata de uno de los anuncios más esperanzadores, pues ambos países son la clave para frenar el cambio climático.

Fuente de la imagen: Ecowatch

Por INFOENERGÉTICA

info@infoenergetica.com